sábado, 21 de mayo de 2011

Legal y Caótico

Lo siguiente es un artículo muy interesante que puede solventar las dudas de más de uno concernientes a los alineamientos en las partidas de D&D. Seguro que en mis partidas será bastante útil...


Alineamiento: Reglas para Personajes Legales y Caóticos

La columna anterior trataba sobre los problemas de alineamiento que tienden a romper el ritmo de juego--sobre todo en forma de desacuerdos o discusiones sobre el comportamiento. Los temas de esta nueva columna de la sección Salvar Mi Partida ("Save My Game") son la Ley y el Caos--dos componentes de alineamiento que con frecuencia llevan a confusiones y que cada jugador parece interpretar de forma diferente, particularmente en relación con los personajes que tienen un código de conducta estricto, como los paladines. ¿Qué debe hacer un DM ante estas situaciones?

Problema: Legal y Caótico -- ¿Qué significan realmente?
He visto varios debates en los foros de D&D sobre la Ley y el Caos últimamente--en particular sobre cómo se relacionan con los paladines y sus comportamientos. ¿Qué es lo que se espera exactamente de un paladín? ¿Qué acciones pueden hacer que pierda sus aptitudes de clase? Entiendo que los actos de maldad evidentes como el asesinato, las masacres, el robo y demás violan su código de conducta, pero ¿Qué pasa con un mal juicio que causa daño a los demás? ¿Qué ocurre si el paladín opta por salvarse a sí mismo antes que a otro? Sé que a un paladín debería importarle más el bien de los demás que el suyo propio, pero ¿Cuál es el alcance real de este concepto? También me pregunto cuál es la relación de un paladín con las leyes. ¿Debe seguirlas al pie de la letra? ¿Puede un paladín ignorar una ley injusta? -- Susan

Esta pregunta va directa al meollo de lo que significa Legal y Caótico en términos de alineamiento, así que vamos a empezar haciendo una aproximación a estas ideas.

Antes que nada, vamos a aclarar un concepto importante: Ser Legal no significa necesariamente que "sigue las leyes al pie de la letra". Una ley (o un conjunto de leyes) es simplemente una regla que un gobierno impone a aquellos que están sometidos a su poder. Un alineamiento Legal, por otro lado, representa una aproximación ordenada a los asuntos éticos y de la conducta personal. Muchos personajes Legales respetan el orden que representan las leyes de un reino, pero seguir las ordenanzas locales sólo es una forma de demostrar un alineamiento Legal.

Ser Legal es estar a favor de la conformidad y la consistencia, es actuar de una forma sistemática y uniforme, y es ser responsable. Como persona Legal, estableces patrones y precedentes y te adhieres a ellos a menos que veas una buena razón para actuar de otra forma. La eficiencia metódica es lo que te define, y crees en el concepto del deber. Planeas y organizas tus actividades para lograr objetivos concretos, no simplemente para satisfacer deseos impulsivos. Crees que existe una manera específica de lograr cada objetivo, aunque no siempre tiene por qué ser la forma tradicional o la más comprobada. De la misma manera, cultivas relaciones a largo plazo y te esfuerzas en que haya confianza entre tú y tus compañeros. Como persona Legal reconoces que la mayoría de las leyes tienen propósitos válidos que promueven el orden social, pero no estás obligado necesariamente a obedecerlas al pie de la letra. Particularmente, si eres tanto Legal como Bueno, no respetarás una ley que sea injusta o caprichosa.

Ser Caótico, por otro lado, no significa necesariamente que seas incapaz de seguir una ley. Aunque las sociedades Caóticas puedan parecer desordenadas, estas existen en abundancia. Como personaje Caótico, te dedicas a la libertad personal y social. Sigues tus sueños y no intentas poner límites a tu naturaleza. No valoras la consistencia por sí misma; en lugar de eso, respondes a cada situación como crees mejor sin preocuparte de cómo actuaste anteriormente. El pasado es el pasado y el futuro es incierto, así que prefieres vivir en el presente. Cada situación es nueva así que los planes y los procedimientos no tienen sentido--de hecho, estos impiden a las personas actuar rápidamente y de forma decisiva. No te atas en relaciones exclusivas porque estas podrían evitar que alcanzaras tu destino--que podría estar en la siguiente esquina. Siempre estás preparado para probar nuevas técnicas porque crees que la experiencia es el mejor profesor, y siempre estás abierto a nuevos descubrimientos.

En resumen, el Bien y el Mal describen los ideales de un personaje, y la Ley y el Caos describen los medios que usan para trabajar y lograr sus objetivos. Las leyes del país en un lugar determinado muy probablemente estén diseñadas para promover el orden social así que, en términos generales, seguramente los personajes Legales respeten más las leyes que los Caóticos. Sin embargo, el contenido de las leyes importa mucho más que su mera existencia.

Solución 1: Las leyes y los PJs
Cualquier personaje podría temer las consecuencias de romper una ley local , especialmente cuando las autoridades gobiernan con mano de hierro. Muy pocos personajes, sin embargo, deberían tomar decisiones importantes basadas en la legalidad de las opciones. Para un personaje Legal Bueno como un paladín, lograr sus objetivos de la forma correcta--es decir, la forma que represente el bien mayor y que no ponga en peligro a otros innecesariamente--es la consideración más importante. Para un personaje Caótico, la decisión más oportuna será generalmente la más apropiada, sea legal o no. Un personaje Caótico Bueno luchará para asegurarse de que los demás no resulten perjudicados por sus acciones, pero a un personaje Caótico Neutral o Caótico Maligno no le interesará nada más allá de su conveniencia personal.

Solución 2: El Código del Paladín
Ahora respondamos a la pregunta de cómo el código de conducta de un paladín gobierna sus acciones. Un paladín es tanto Legal como Bueno, y debe mantener los dos aspectos de su alineamiento. Así, si las leyes de un reino particular son corruptas y malignas, no estará obligado a obedecerlas.

Aunque un paladín siempre debe esforzarse para obtener resultados justos y rectos, no es omnipotente. Si alguien le embaucara para que actuase de una forma que dañase a los inocentes, o si una acción suya trajera consecuencias calamitosas accidentalmente este podría sentir, con razón, que ha cometido una falta; pero, aunque debería intentar por todos los medios arreglar el mal que ha hecho, no debería perder su condición de paladín por ello. No siempre es fácil juzgar las intenciones, pero mientras el corazón del paladín estuviera en el lugar correcto y este tomara precauciones razonables no puede culparse por un resultado desafortunado.

¿Debe un paladín sacrificarse para salvar a los demás? En su sentido más amplio, sí, porque hacer esto es el acto de bien definitivo. Sin embargo, también debe tener respeto por su propia vida y la capacidad de asegurarse de que su sacrificio traiga un beneficio significativo para los demás. Un paladín que sea la única forma de salvar el mundo no debería sacrificarse innecesariamente contra una horda de orcos. Mientras el paladín tenga el bien mayor como prioridad en su mente, estará siguiendo su código.

Resumen

Cuando tu personaje tenga que tomar una decisión, sopesa cuidadosamente todos los factores y ten su alineamiento en consideración cuando decidas qué es lo más importante para él. En pocas palabras, toma tu decisión, razónala, pero no ates los conceptos de Ley y Caos a las leyes de los lugares.

Por Jason Nelson-Brown